Transformación digital en la agricultura: qué es y cómo beneficia al sector

La transformación digital llegó para quedarse y su impacto se ha visto reflejado en todos los sectores productivos de la sociedad, entre ellos, la agricultura. 

El trabajo del campo no escapa de la metamorfosis digital y en la actualidad la forma de trabajar las tierras es muy distinta a lo que se hacía hace menos de una década. 

Lo que era impensable años atrás, ahora es un hecho. Los procesos productivos del sector agrícola han sido automatizados y, a medida que pasa el tiempo, se incorporan nuevas tecnologías; por una parte para minimizar el margen de error en la labor diaria y por otra para tener mayor proyección de crecimiento a corto, mediano y largo plazo. 

La toma de decisiones también se ha visto favorecida por la llegada de este fenómeno (transformación digital) que, entre otras cosas, significa optimizar los proceso empresariales de la agricultura a través de la digitalización. 

O lo que es lo mismo, transformar las diferentes áreas de trabajo con el objetivo de hacer más eficiente la labor del campo y responder oportunamente a las demandas del mercado y las exigencias de los consumidores. 

¿Te gustaría saber un poco más sobre la transformación digital en la agricultura? Entonces, ¡sigue leyendo! En este artículo explicaremos de forma breve la importancia de las nuevas tecnologías en el trabajo del campo y nombraremos algunos de los beneficios que ofrece al sector. 

Tecnologías en la agricultura 

En tiempos tan complejos y cambiantes como los que vive la industria de la agricultura, el entorno digital se ha convertido en uno de los principales protagonistas al momento de cultivar la tierra. 

Cambios climáticos, períodos prolongados de sequía, mala gestión de bodega o perdida de insumos, plagas, poco control en las cosechas y más —por nombrar unos pocos— son algunos de los desafíos que enfrenta el trabajador del campo y una de las formas de contrarrestarlos es implementando el uso de nuevas tecnologías. 

En relación con lo anterior, encontramos la agricultura 4.0, un concepto novedoso que tal y como lo recogen algunos medios: habla sobre la utilización de los recursos que ofrece la tecnología para mejorar la producción, la calidad y el valor de la tierra. 

Así pues, definimos la agricultura 4.0 como una metodología de trabajo en donde los procesos en el sector del campo están enfocados en agilizar y hacer más eficiente la gestión de los recursos, materiales y mano de obra en la actividad agrícola y ganadera. 

Esto se logra por medio de software de gestión agrícola, aplicaciones móviles para control de rendimientos y control de asistencia, reportería inteligente de drones, sensores, equipos de GPS, software de gestión, soluciones de alto alcance, entre otros, que facilitan y permiten a los agricultores e ingenieros tener una visión más clara del panorama actual en relación al trabajo rural. 

Beneficios de la transformación digital en la agricultura 

Durante mucho tiempo se pensó que el trabajador agrícola no entendía de entornos digitales, sin embargo, la realidad ha demostrado que al igual que los profesionales de otros sectores son conscientes de lo que las nuevas tecnologías representan para el negocio. 

Y no es para menos. La transformación digital ha simplificado gran parte la ardua labor que se realiza en los campos y por eso las empresas agrícolas apuestan por iniciativas que ofrezcan mayor información sobre los cultivos, las explotaciones, el rendimiento de la tierra, entre otros. 

A continuación, nombraremos algunos de los beneficios que ofrece la transformación digital a la industria de la agricultura: 

  • Mejoras en la productividad: 

El proceso operativo de la agricultura es fundamental para la sociedad, ya que de él derivan gran parte de los alimentos que se consumen diariamente. 

La tecnología y el sector agrícola están al tanto de esta premisa y por eso llevan al campo los procesos de automatización, es decir, la incorporación de programas o softwares que permiten mejorar la operatividad de una organización. 

Un ejemplo de ello es Agro SGA, una solución creada para el sector con la finalidad de administrar la empresa agrícola en su totalidad. 

Lo mismo ocurre con los sistemas de control de rendimiento que ofrecen seguimiento de cosechas y labores agrícola con la utilización de aplicaciones móviles, esto ofrece a las empresas mayor control de superficies en los campos en las que se está trabajando. 

Anteriormente este tipo de actividades eran propias de los seres humanos, sin embargo, la transformación y el ingenio del hombre ha logrado que puedan ser ejecutadas por máquinas, programas y algoritmos. 

  • Hacer más en menos tiempo

Al tener automatizado la mayor parte de los procesos de tu organización, se puede optimizar el factor tiempo para tener mayor margen de reacción ante situaciones eventuales. 

Ya no es necesario gastar energías en tareas de supervisión o monitoreo de personal porque existen herramientas digitales que te indican cuando es momento de reorganizar los grupos de trabajo y distribuirlos según su rendimiento y las necesidades de la empresa. 

Un ejemplo de tecnologías de este tipo lo podemos ver en WorkBe, un software dedicado a automatizar los procesos de control del personal en terreno, asignar grupos de trabajo y supervisar las actividades y productividad de los equipos de trabajo por medio de un celular o un computador. 

  • Más datos para trabajar (BIG DATA) 

Este es, sin duda, uno de los beneficios más importantes que ofrece la digitalización a la industria agrícola, puesto que nos ahorra todo el trabajo de investigación de hormiga y nos compila en un mismo programa todo lo que necesitamos para trabajar el campo. 

De forma automática puedes interpretar datos meteorológicos, diagnósticos precisos, comportamientos del ser humano y acciones biológicas de manera sencilla para así poder crear un plan estratégico y minimizar el margen de riesgo en los cultivos. 

  • Promueve la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente: 

La tierra se ha visto afectada a raíz del cambio climático, y una forma de hacerle frente a este acontecimiento es utilizando las nuevas tecnologías para procurar su conversación, ya que de ella depende el sector agro. 

En la actualidad es posible conocer cuándo un cultivo está siendo atacado por alguna plaga o cuándo es momento de utilizar pesticidas y en qué cantidad; de esta manera, se puede disminuir el efecto negativo que tiene el uso de sustancias químicas en el campo. 

Conclusión 

Se hace necesario destacar que vivimos en un mundo digital en donde la transformación tecnológica contribuye al desarrollo paulatino de la agricultura y a mejorar la calidad de vida de las personas que trabajan en esta industria. 

Si eres administrador de campos agrícolas y aún no automatizas los procesos de tu empresa, no esperes más. Involucra las nuevas tecnologías al sector y verás como se disparará el crecimiento exponencial de tu organización: desde maquinarias hasta personal.